Las redes sociales como medio fundamental en la exposición y promoción de nuevos autores [Juan Mireles]

Las redes sociales como medio fundamental en la exposición y promoción de nuevos autores


Las redes sociales son en la actualidad un medio muy importante para proyectar masivamente las artes en todas sus formas de expresión. En específico la literatura y las artes plásticas se han beneficiado de esta tecnología. Hay cada vez más artistas y escritores que están dentro de estas redes sociales participando activamente, mostrando sus obras; generando grupos en los que abordan y comparten temas relacionados con la fotografía, pintura, escultura; cuento, poesía y demás géneros literarios. Inclusive han creado, prestándose de estas redes sociales, nuevas expresiones literarias o poéticas como poemas brevísimos que caben en un twit (sin entrar en detalle la calidad o no de estos). Estas redes sociales también cumplen muy bien su función publicitaria, son parte fundamental, por ejemplo, de la diseminación y distribución de las obras de escritores y artistas nuevos a prácticamente todo el mundo. Los beneficios que obtiene el autor, con respecto a la cantidad de gente a la que pude llegar su obra, son mayúsculos. Por ello, y en buena hora, gran cantidad de autores jóvenes han optado por comenzar a darse a conocer a partir de estas redes sociales, en las que también incluyo los blogs, que no terminan por ser páginas web, pero que cumplen muy bien con su función de espacio personal del autor, donde comparte obras, con miras a llegar a una gran cantidad de personas. 

Hasta este punto no hay gran ciencia ni nada nuevo, es perceptible hasta para el que no quiere ver; sin embargo, las consecuencias que han traído consigo estas redes sociales, desde un punto de vista positivo en relación al arte, es alentador. Estos nuevos medios permiten a su vez ser semilleros, canteras de poetas, cuentistas, novelistas, microrrelatistas, ensayistas etcétera, que irán en poco tiempo, reconociéndose en su obra y en lo que proyectan a sus lectores que, por muy poca gente a la que lleguen, tendrán mínimamente un centenar de personas que habrán visto y leído dicha obra. Dada esa apertura inicial, en la que casi inmediatamente se entabla un contacto directo con las personas, éstas expresarán su opinión acerca de la cosa mostrada sin ningún tipo de temor. De esta forma, por la interacción inmediata que hay entre emisor y receptor, se obtiene una visión más definida y crítica de la obra hecha: puede entonces, recibirse opiniones a muy temprana edad, que si se digiere de la mejor forma, será en beneficio de la obra del autor. Las redes terminan siendo en realidad inmensos talleres literarios abiertos al público. 

Por ello estas redes permiten el ejercicio, la experimentación, la búsqueda de nuevas formas de estética, retórica y demás en las obras, porque se entiende que es un espacio libre, crítico y muchas veces lúdico de expresión a través del arte. Se crea una sensación de libertad única, donde eres completamente libre de mostrar la obra sin tener el temor de la censura. Y en esta no censura se ve más claramente el amplio panorama literario o plástico que se está trabajando y mostrando en cada uno de los países.

Gracias a la manifestación de tantos autores puede uno darse una idea clara de hacía adónde va, por ejemplo, la poesía, ¿qué están escribiendo los jóvenes en el norte o en el sur o el centro de tal o cual país? Claro, un factor en contra es el hecho de que al darse tal nivel de apertura, se cae en el inmenso océano, en el que todo se mezcla y se vuelve uniforme, convirtiendo a la individualidad en un todo indefinible e indescifrable; al suceder esto se crean pequeñas islas muy separadas entre sí en las que encuentras cierta cantidad de autores que piensan son los únicos habitantes en aquella inmensidad. Pero ahí, precisamente como forma inevitable, se crean grupos de personas que entienden el problema, lo asimilan y buscan soluciones para mandar barcos de rescate a dichas islas: las revistas literarias, suplementos, antologías, editoriales e incluso clubs de escritores (digitales) que no tienen otro objetivo más que el de conjuntar —compactar gran cantidad de obra—, a autores esparcidos por ese inmenso mundo fragmentado en islas, en una obra conjunta que vendría siendo, por ejemplo, una revista literaria (pero debe tenerse sumo cuidado en no dejarse llevar por la corriente, la velocidad de la información con la que diariamente se da la información en estas redes, porque puede caerse en el error de mostrar diariamente obra y obra y obra de tal o cual autor en muy poco tiempo, como en cascada, logrando con ello un mecanismo vertiginoso que causará la poca maduración de la lectura en el lector, y con ello el pronto olvido de la obra  y asimismo del autor en cuestión). Ésta tendrá como objetivo, llegar a un amplísimo público, para una vez ahí, se dé una suerte de desembarco. De esta manera aquellos autores desconocidos serán conocidos, y los conocidos aún más y así sucesivamente.

Las redes sociales entonces van en beneficio de la promoción del arte; son parte fundamental del crecimiento de los autores nuevos, pero se debe tener muy en cuenta que sigue siendo un semillero, que dar el salto a la alta literatura, sigue dependiendo exclusivamente de cada  autor, del rigor con el que se trabaja y critica su propia obra.

Juan Mireles - Escritor (Estado de México, 1984) y director editor de la revista literaria independiente Monolito (México). Ha sido publicado en la revista española Palabras Diversas (España), Letralia (Venezuela). Cronopio (Colombia), Cuadrivio (México), Punto en línea (UNAM. México), Radiador Magazine (México). Revista Biografía (Brasil), Cinosargo (Chile), La ira de Morfeo (Chile-Argentina); Agrupación Puerta Abierta Chile-México. Letras de parnaso (España), Nagari (EUA), Los sábados, las prostitutas madrugan mucho para estar dispuestas (España). Almiar (España). Suicidas sub 21 (Perú); suplemento cultural La Jirafa del Diario Regional de Zapotlán, Jalisco. La pluma afilada (España). Prologó el libro Job aterdio del escritor español Javier Sachez. Editorial Seleer. España. 2012. Participó con el ensayo “La violencia como producto de la sociedad” en el Segundo Encuentro de Escritores por Ciudad Juárez, simultáneo Colima. Formó parte del jurado del I Premio palabra sobre palabra de poesía. Blog personal: http://wwwjuanmireles.blogspot.mx/

0 comentários: