El amor en la prosa [Juan Mireles]

El amor en la prosa

No hay que temerle a la palabra amor, al deseo de escribir sobre el amor, a generar obras que tengan como base el amor. Pero no a la manera ridícula y mentirosa de Javier Marías (Los enamoramientos) o José Ovejero (La invención del amor), que esconden su incapacidad de erotizar a la palabra con historias de cemento y de ciudad y de tantas otras cosas que están tan lejos de la verdadera sustancia, del centro mismo de la vida. 

El amor en la prosa es aquello que mueve a las palabras, un algo que se entrelaza con cada letra plasmada en el papel, y que genera un ritmo distinto a todo lo demás. El amor exige a la puntuación ser menos severa, porque ve con malos ojos al punto y seguido y, al punto final, no lo acepta -no puede- a éste lo obliga a llegar al fondo de su propio agujero negro.

El amor no sabe de historias en las que el tiempo mande cada una de sus acciones, donde lo lineal marque un final del que no quiere saber nada. 

Se huye de esos personajes atados a la cotidianidad, de aquellos que requieren de un marco social prestablecido para desarrollarse, de escenarios, lugares, listos para recibir el triángulo amoroso de aquellos que entienden al amor como un estado emocional. Y pregunto, ¿qué sabe el amor de la vida de los hombres cuando se manifiesta de esa manera? ¿Por qué el amor debe ser vulgarizado con personajes de falso romance?

El amor no es consciente de su mala utilización, el amor se da y no para de dar y darse en una continuidad perpetua. El amor en sí mismo no se corrompe ni se pervierte porque está siempre en un estado de pensamiento detenido que constantemente es captado por la infinidad de amorosos que no saben qué hacer con él. Pero ¿un narrador debería saber cómo expresar y manifestar al amor a través de sus mal amadas palabras? Sí, solo si se libera de sus propias ataduras, si deja a sus experiencias sensibles expresarse; si les da la libertad necesaria a sus palabras para que éstas consigan su ritmo erótico, porque solamente la poesía con su movimiento erotizante es capaz de expresar a dicha sustancia sensible. 

El amor en la prosa exige que la sensibilidad poética o artística de cada autor se manifieste en la mayor parte de sus líneas.

El amor cabe en un puñado de versos como también, en un cuento o una novela. No hay que buscarle escenario al amor para su desarrollo, mejor, que el amor creé su propio escenario al mismo tiempo que se desenvuelve para descubrirse en nosotros, y nosotros en su inabarcable forma.

 Juan Mireles  - Escritor (Estado de México, 1984) y director editor de la revista literaria y de arte Monolito (México).Ha sido publicado en la revista española Palabras Diversas (España), Letralia (Venezuela). Cronopio (Colombia), Cuadrivio (México), Punto en línea (UNAM. México), Justa Revista Digital de Editorial Jus (México), Radiador Magazine (México). Revista Anomalía (México), Revista Biografía (Brasil), Cinosargo (Chile), La ira de Morfeo (Chile-Argentina); Agrupación Puerta Abierta Chile-México. Letras de parnaso (España), Nagari (EUA), Los sábados, las prostitutas madrugan mucho para estar dispuestas (España). Almiar (España). Suicidas sub 21 (Perú); suplemento cultural La Jirafa del Diario Regional de Zapotlán, Jalisco. La pluma afilada (España). Revista Inopia (Puerto Rico). Textos suyos han sido integrados en la antología Memoria 2012 del club de escritores Palabra sobre palabra publicado por Editorial Círculo Rojo (España). Prologó el libro premiado Job aterido del escritor español Javier Sachez. Editorial Seleer. España. 2012. Participó con el ensayo “La violencia como producto de la sociedad” en el Segundo Encuentro de Escritores por Ciudad Juárez, simultáneo Colima. Formó parte del jurado del I Premio palabra sobre palabra de poesía. Mantuvo por un año (2012) el espacio Cuentos que me cuento en la web española (ya desaparecida) La pluma afilada (España). Actualmente mantiene una columna semanal en Revista Biografía (Brasil).Blog personal: http://wwwjuanmireles.blogspot.mx/

0 comentários: