Francisco Puente - [Poeta Mexicano]


Francisco Javier Puente Núñez (México D. F., 3 de diciembre de 1980) es un escritor mexicano, autor de obras de diversos géneros literarios: poesía, narrativa, dramaturgia y guión, entre las que destacan Señorita del puerto, La novela de la inundación y Para Ana. En la página de la editorial entre líneas aparece una sucinta biografía ficticia característica del autor, al menos en su ejercicio narrativo.Página entre líneas. En México podemos encontar obras suyas (cuento) en las antologías Fantasiofrenia ("El mendigo") y Paso al frente ("Huyendo al fin"). En Cuba podemos encontrar publicado el cuento "Ciudad B. a... de ... de 2..." en la Antología de criaturas mágicas —disponible también en línea.

Es fundador de la revista poética Hápax poético, que está disponible en Internet y de la que son miembros los poetas: Gustavo Enrique Orozco, Katia Palacios, José Hipólito, Martha Leticia Martínez de León, Gilberto Castrejón, Poncho Grande, Alicia Quiñones, Einar Salcedo, Luisa Valado, Marcos García Caballero, Anuar Zúñiga Naime, Sergio Loo, Andrés Márquez y Gustavo Cuando.
Réquiem


Premios y publicaciones:

*Premio y publicación por el cuento “El Mendigo”. Ed. As de Corazones Rotos. 2003.
*Premio y publicación del cuento “Ciudad B. a... de ... de 2...”. Publicado en la revista cubana Dos Islas, Dos mares... Posterior publicación en la Antología de criaturas mágicas.[2]
*Publicación de poemas en la revista Isla Negra en los número 177, 178 y 179.
*Publicación de artículos y reseñas en Milenio diario, Periódico Parlamento, Sol de mediodía (OEM), Revista Puntual, revista Pathos-Ethos, blog de difusión de AMEHM AC y revista Armas.

Se apiadaron de ti, muchacho,
y por eso te fuiste antes.
La luz de tus ojos dejó se serlo
para ocultarte los ojos vibrantes de tu padre.
La noche vacía,
como tus cuencas,
impidió que sintieras
la tristeza derramada de tu novia.

Se apiadaron de ti, Romeo,
que fuiste reflejo
envejecido por los años y los vicios.

Y te fuiste, afortunado, sin ver
la indiferente mirada de tu madre.


Lívidos tus/mis lábios

Muéstrame tus ojos, tuerta;
que quiero ver en ellos mi futuro.
Quiero sentir la tibieza de la tierra
en que han de comer los gusanos.
Ver la obscuridad absoluta,
el génesis de la vida.
Quiero tu mirada de fuego
para hacerte compañía.


Labios de pan

Tus labios hoy, que otrora eran de pan,
no son más distintos de la tierra;
tu frente, cenizas, y tu voz, eco
en el recuerdo que también, despacio,
se convierte un poco en eco.

En tus labios reverberan,
al lado de gusanos,
los besos que te dieron
con sabor a polvo:
besos de tierra con más tierra.

Todas tus heridas ya sanaron,
resecas,
volviendo el alma piedra
que respira el tiempo secular.
Y todo para que al final
(o al principio)
de tu boca brote trigo
y del trigo pan.

Francisco Puente
Todos os Direitos Autorais Reservados ao Autor

0 comentários: