Yenilen Mola, entre la vida y las letras. [Ernesto R. Del Valle]

Yenilen Mola, entre la vida y las letras. 

Por: Ernesto R. Del Valle 
Poeta y Editor cubano. 

YENILEN MOLA. La Habana Cuba. Reside en Miami.
Al Fin, en uno de mis intentos de cacerías, cae en el ‘jamo’ esta cubana.  Habanera, criada entre la ciudad y el campo. Una joven con una amplia gama de prioridades artísticas, entre ellas la Literatura. Poetisa de gran sensibilidad. Su ascensión ha sido fulgurante desde que en el 2010 ingresó en los círculos literarios hispanos del sur de los Estados Unidos, donde empezó siendo invitada a algunas tertulias y terminó como productora, libretista y presentadora de “La Noche de la Poesía Erótica”, el show literario de gran formato que se ha convertido en el evento de referencia en la materia. La poeta es también productora de otro gran show: “El Desalmuerzo Literario”, que tiene lugar todos los domingos en Miami desde julio del 2010. La obra poética de Yenilen Mola permanece inédita hasta este momento, su ópera prima “Estrellas de mi cielo rojo” es, desde ya, un acontecimiento literario en el nuevo contexto de los espacios virtuales, donde los poetas de la nueva generación se hacen conocidos antes de publicar, lo que multiplica las expectativas de los lectores previas a los lanzamientos oficiales de los libros.
***
ERNESTO R. DEL VALLE. -  ¿Alguna obra publicada?  Háblame de la que más te gustó. 

YENILEN MOLA.- Tengo tres libros publicados (todos poemarios), dos enteramente míos: “Estrellas de mi Cielo Rojo” (2011) y “Manjar para mis Bestias” (2014), hay un tercero que es una antología, “La Noche de la Poesía Erótica”, donde participaron diferentes autores. 

Amo a mis tres “hijos de papel”, como suelo llamarle a los libros. No quisiera pecar de injusta, pero si vamos a aquello que dice: cada obra realizada debe superar a la anterior, entonces escojo “Manjar para mis Bestias”, es un poemario que resume una obra poética madura, seleccionada y con una revisión cuidadosa, poemas que pueden gustar o no, pero impolutos y que bien dicen por dónde va la Yenilen de hoy.
ERNESTO R. DEL VALLE. -  ¿Piensas que la Literatura Femenina  Cubana (la de dentro o fuera de la Isla) es toda una o se diferencia en su esencia interior, en su fuerza o la vivencia de su autor? 

YENILEN MOLA.- Hay varios factores que pueden mover la literatura: las influencias de otros autores, la sociedad, las preferencias, los regímenes políticos, etc. La literatura femenina cubana está marcada por todo eso. Es una, tal vez, solo que con diferentes vectores. 

ERNESTO R. DEL VALLE. -  ¿Puede hablarse de un  desarrollo de la Literatura Femenina  Contemporánea en Cuba? ¿Conoces de ejemplos? 

YENILEN MOLA.- Ha evolucionado, si. Desde los tiempos de Gertrudis Gómez de Avellaneda a la fecha han nacido otras estrellas que de acuerdo a su época y circunstancias han dejado huellas. Son varias, pero cierro mis ojos antes de contestar y la primera que aparece es Dulce María Loynaz, así, en la bendita claridad de mis ojos cerrados respondo a esta pregunta. 

ERNESTO R. DEL VALLE. -   Piensas que tu desarrollo literario se debe al lugar en que resides  ó a tus raíces esencialmente  cubanas? 

YENILEN MOLA.- Ambos cuentan. Sin embargo, en mi, la relocalización ha coincidido con una cierta madurez literaria alcanzada, que si bien no llega a su cumbre (creo que nunca se termina de madurar y aprender), es clave en mi desarrollo literario. La participación en talleres y círculos literarios, Festivales internacionales, las publicaciones… han dado alas a esas raíces. 

ERNESTO R. DEL VALLE. -  ¿Las razones de estar o no estar en Cuba, a pesar de todo lo dicho, escrito y visto cohíben a un  autor a escribir libremente, de manera objetiva y racional? 

YENILEN MOLA.- No creo. Que se publique es otra cosa, y aún así vemos en Cuba a unos cuantos y cuantas muy corajudos a los que no les tiembla la mano a la hora de llenar el espacio en blanco, tal es el caso de los blogueros; pero sí de escribir se trata, un obrero de la literatura no debe darse el chance  de reprimir su inspiración. Es como pedirle a la flor que no abra. 

ERNESTO R. DEL VALLE. -    ¿Estás de acuerdo al ejercicio de Unidad entre los escritores cubanos de dentro o fuera de la Isla, en igualdad de condiciones en cuanto al derecho de escribir libremente?
YENILEN MOLA.-¡Ojalá que exista! Soberana libertad. 

ERNESTO R. DEL VALLE. -  Hemos estado al tanto de los diferentes intentos habidos por la parte cubana, de establecer relaciones e incluso, colaboraciones de los escritores cubanos en general que viven fuera de la Isla, en Cuba el colega Jorge Bousoño, en su Foro ALAS DE CUBA, la Editorial, Voces de hoy, al igual que la Revista Guatiní, ambas en Miami,  mantienen, este objetivo, publicando a escritores y poetas cubanos, no sólo residentes en Estados Unidos sino en todo el mundo. Y no somos los únicos.
¿Estarías Dispuesta a formar parte de un encuentro en el que asistan poetisas y escritoras sea en Cuba o fuera de Cuba? 

YENILEN MOLA.- La idea de darles un espacio para publicación a escritores que no tienen acceso libre a esto, es plausible. También tengo una política de puertas abiertas a los eventos literarios que organizo y como ejecutiva de la Editorial ArtSpoken Editions. Amo y entiendo a mis coterráneos. Me encanta la idea de la unidad y el encuentro. Bienvenido sea fuera de Cuba, dentro, a condición de que mi verbo vuele alto y libre.
ERNESTO R. DEL VALLE. -  En Cuba hay nombres que nos llevan a la ensoñación como por ejemplo oír la palabra aguacero: ¿Qué te llega a la mente al mencionar estos nombres?
Melcocha
Yagua.
Ajiaco
Porrón
Colibrí
Conuco 

YENILEN MOLA.- Me llega el olor a café recién colado, a tierra húmeda, chicharrones, bohío, las caras de mi familia, Flamboyanes y tamarindos, toda Cuba y yo, pequeña, vestida de poesía. Nací y me crié en la inolvidable Ciudad Habana, pero pasaba las vacaciones en la casa de mis abuelos, en el oriente del país. Una maravillosa sensación asoma, más allá de una memoria, a fin de cuentas el retorno siempre es posible, incluso a través de las palabras. 

ERNESTO R. DEL VALLE. - Finalmente,  ¿qué les dirías a las jóvenes escritoras sobre el ejercicio literario? 

YENILEN MOLA.- El oficio se obtiene con la práctica, la excelencia con la superación, la madurez al andar, por eso debemos tomarnos nuestra inmortalidad en serio.

Ernesto R. del Valle. Camagüey, Cuba. Poeta, Escritor, Editor. Profesor de Español y Educ. Artística, Periodista por vocación.  Editor da Revista GUATINí

0 comentários: