Sobre la sensibilidad [Juan Mireles]

Sobre la sensibilidad


La sensibilidad es inherente al arte. Los creadores que logran expresarse en las diversas variantes artísticas son conscientes de ello. Esta sensibilidad se encuentra en todos los seres humanos aunque su descubrimiento es variable: algunos pueden encontrarla a muy temprana edad; otros, posteriormente. Los escritores y artistas, en su mayoría, encuentran la sensibilidad al mismo tiempo que a la inspiración; es decir, hallan su parte creativa ayudados muchas veces por diversos estímulos que encuentran en casa. No hay peligro para el arte por ese lado: siempre habrá creadores, siempre tendremos personas que sean capaces de encontrar y abrirse a la sensibilidad –hablo de sensibilidad como la capacidad poética que tiene el ser humano para vibrar y generar sensaciones distintas y profundas, crear puentes entre las cosas sensibles como lo puede ser pararse frente a una pintura y abstraerse ante aquello para así encontrar piezas faltantes para llenar sus vacíos. Esos vacíos que al hacerse cada vez más profundos, provocan la desmesura de lo cotidiano: enojo, irritación, la ira, insatisfacción, etcétera. Puntos negativos de los que lamentablemente se están alimentando las sociedades; creando entonces, sociedades profundamente negras.

Por ello, cobra relevancia el encontrar la sensibilidad para echar luz en donde la espesura de lo negro abarca la mayoría del terreno. La importancia de acercar el arte a la mayor cantidad de gente posible es importante. Estimular la capacidad poética que habita en cada uno de nosotros a través de las artes es el trabajo de nuestros días: insistir, de diversas formas, con la presentación y exposición de las artes. No basta en estos tiempos con quedarse en el espacio cómodo del que tiene la capacidad de entender lo sensible, ¿qué caso tiene? Habrá que ir más allá de las fronteras, de los espacios de cultura; es decir, lograr que llegue la pluralidad de voces, formas, colores y letras a esos lugares que parecen desiertos, pues los abarca la negrura, mas habitan seres humanos que también pueden estar abiertos a las partes sensibles pero no lo sabe. ¿Cómo podrían saberlo si no saben cómo ser receptores de sí mismos, de su sensibilidad? Una de las formas es con el estímulo: si el arte se expone una y otra vez en espacios abiertos, la gente que cree no entender nada, se acercará, por curiosidad o no, al arte y por suerte, de entre tantos, unos pocos encontrarán en ello su sensibilidad; llenarán sus vacíos y no serán más negro sino blanco. 

Toda creación artística, mejor: toda acción del ser humano, parte del principio básico de la imitación; así es como logramos aprender, después, cada ser desarrolla y estimula sus propias capacidades y de esta forma logran su individualidad. Con la sensibilidad ocurre de la misma forma: la sensibilidad en su representación artística para conseguir la imitación, con ello lograr el descubrimiento de sí mismos, aprender que tienen la capacidad de entender el lenguaje poético; después desarrollarlo y así conseguir la individualidad.

No pretendamos ser individuales cuando no nos hemos encontrado, cuando seguimos preceptos e ideas de otros que igualmente están perdidos –como por ejemplo, ideas demagógicas de los políticos—. Porque de esta manera seguiremos siendo parte de la mancha negra –colectivo que siempre va con la cabeza gacha. Imitar mal, es una acción terrible y de muerte. 

Parecería ingenuidad el siquiera pensar lo anterior, es más, se ha intentado y se intenta en muchos lugares: acercar el arte a las masas; sin embargo, este querer llegar a las masas, no por ganas de figurar, sino por un sentido genuino de humanidad, no ha sido suficiente. Vale la pena seguir recordándolo y fomentándolo. Se lo debemos al arte y a nosotros mismos.


Juan Mireles  - Escritor (Estado de México, 1984) y director editor de la revista literaria y de arte Monolito (México).Ha sido publicado en la revista española Palabras Diversas (España), Letralia (Venezuela). Cronopio (Colombia), Cuadrivio (México), Punto en línea (UNAM. México), Justa Revista Digital de Editorial Jus (México), Radiador Magazine (México). Revista Anomalía (México), Revista Biografía (Brasil), Cinosargo (Chile), La ira de Morfeo (Chile-Argentina); Agrupación Puerta Abierta Chile-México. Letras de parnaso (España), Nagari (EUA), Los sábados, las prostitutas madrugan mucho para estar dispuestas (España). Almiar (España). Suicidas sub 21 (Perú); suplemento cultural La Jirafa del Diario Regional de Zapotlán, Jalisco. La pluma afilada (España). Revista Inopia (Puerto Rico). Textos suyos han sido integrados en la antología Memoria 2012 del club de escritores Palabra sobre palabra publicado por Editorial Círculo Rojo (España). Prologó el libro premiado Job aterido del escritor español Javier Sachez. Editorial Seleer. España. 2012. Participó con el ensayo “La violencia como producto de la sociedad” en el Segundo Encuentro de Escritores por Ciudad Juárez, simultáneo Colima. Formó parte del jurado del I Premio palabra sobre palabra de poesía. Mantuvo por un año (2012) el espacio Cuentos que me cuento en la web española (ya desaparecida) La pluma afilada (España). Actualmente mantiene una columna semanal en Revista Biografía (Brasil).Blog personal: http://wwwjuanmireles.blogspot.mx/

0 comentários: